IMPORTANTE
- 100% de agudeza visual o unos ojos sanos no es suficiente para tener una BUENA VISIÓN EFICAZ.
- Neurológicamente, en los 6 primeros años de vida, la visión tiene más plasticidad para aprender y ser estimulada.
- Un diagnóstico precoz de un problema visual evita problemas mayores.
- El 15-30% de los problemas de aprendizaje se deben a un problema visual no diagnosticado.
Más...

miércoles, 2 de marzo de 2016

LATERALIDAD IV: Análisis, señales y tratamiento

ANÁLISIS DE LA LATERALIDAD

Cuando evaluamos "la lateralidad" , evaluamos TODO el proceso de lateralización, para comprobar cómo se ha podido desarrollar a nivel funcional el cerebro y LO MÁS IMPORTANTE, DÓNDE SE PRODUJO EL PROBLEMA y por tanto, "dónde y cuándo se salió de camino correcto".



Por tanto, lo primero que hacemos es comprobar TODO EL DESARROLLO MOTOR GRUESO del niño. Si ha pasado por todas las etapas motoras gruesas, y si están automatizadas (el cerebro "no piensa" cómo hace esos movimientos). Gracias a esto comprobamos si cada hemisferio ha madurado correctamente y si el cuerpo calloso es fuerte.


En segundo lugar, comprobamos la preferencia de ojo, mano, oído, y pie. 
Debido a la influencia ambiental en el desarrollo de la preferencia por  un lado u otro del cuerpo, y lo que pueden afectar los aprendizajes sociales, tenemos todo en cuenta en la evaluación, buscando que el niño muestre sus respuestas de forma espontánea y sin saber lo que realmente buscamos ver en sus acciones. Sus respuestas viscerales son las que más van a reflejar su preferencia (con que mano se suena los mocos, con qué mano saluda, con qué mano se rasca... qué ojo prefiere guiñar, en qué oído se coloca el teléfono, sobre qué pie empieza a andar después de estar parado en una escalera mecánica....).

Con esta evaluación comprobamos si está practicamente lateralizado de un mismo lado en todas sus vías sensoriales (vista, audición y mano) y motoras (mano y pie). Destaco que NUNCA se espera un 100% de respuestas del mismo lado.

En esta fase de la evaluación comprobamos si:
  1. Está definida la preferencia por un lado del cuerpo. Si muestra en cada acción que utiliza un lado diferente, estamos ante una LATERALIDAD NO DEFINIDA: En consecuencia para cada acción emplea un hemisferio cerebral para procesar la información y responder. Por tanto, no hay un hemisferio dominante y otro suddominante. Las funciones de cada uno no están claras y el cerebro no está bien organizado. Destaco que hay AMBIDIESTROS o AMBIZURDOS que están totalmente adaptados, tienen un cuerpo calloso muy potente y suplen así esta situación que en teoría, es perjudicial para el aprendizaje.

  2. Dicha preferencia es cruzada de mano y ojo o de mano y oído. Si es así, estamos ante una LATERALIDAD CRUZADA: Implica un cruce de información entre ambos hemisferios para cada cosa que hace empleando la visión o la audición junto con las manos. Lo que ve u oye lo procesa un hemisferio y lo que ejecuta con sus manos el otro. Esta información requiere un camino más largo, su respuesta es más lenta e incluso puede ser erronea si el cuerpo calloso no es suficientemente fuerte para no perder parte de esa información visual o auditiva.
    La lateralidad cruzada de mano y pie no influye en el aprendizaje salvo que nos indica que no está lateralizado del todo (no muestra una preferencia clara por un lado del cuerpo) y tampoco van a afectar al aprendizaje las lateralidades cruzadas de ojo y pie o de oído y pie (salvo que el niño quiera ser de mayor deportista profesional, aunque según dicen, los deportistas con lateralidad cruzada son los más eficientes porque emplean los dos hemisferios). 

  3. La preferencia es del mismo lado en la mayoría de sus respuestas. Si es así, estamos ante en una LATERALIDAD HOMOGÉNEA.: En este caso tenemos un hemisferio con las funciones de dominante y otro con las funciones de subdomiante. A nivel de aprendizaje esta situación es la más eficiente porque muestra unos hemisferios más organizados en sus funciones que el niño plasma en su lectura y su escritura, en su orden al vestirse o al ordenar su habitación o en sus tareas, a la hora de estudiar o de organizar su tiempo, etc.
Una vez comprobado el tipo de lateralidad que ha desarrollado, evaluamos el desarrollo del cuerpo calloso. Para ello nos basamos en:

  1. La respuesta de una prueba bimanual.
  2. En la eficacia de la visión binocular que mostró en la evaluación visual optométrica previa.
  3. Y en las respuestas obtenidas al comprobar la etapa contralateral en la evaluación de la "secuencia evolutiva motora gruesa" antes comentada.
En cuarto lugar, comprobamos si tiene clara SU LATERALIDAD, es decir si conoce cuál es su izquierda y su derecha en él mismo. Y después si sabe indicarlo en otra persona, para saber si tiene clara LA DIRECCIONALIDAD (la orientación espacial de lo que le rodea teniéndose a sí mismo como punto de referencia en el espacio). Esto le permitirá dar mejor respuesta en la última parte de esta evaluación:

La comprobación de si comete inversiones visuales. Si no conoce cuál es su lado derecho o izquierdo o no sabe orientar las cosas, las letras o los números los escribirá al revés, cambiará el orden las letras en una palabra o de los números en una cifra, o de las operaciones matemáticas, o de las palabras en una frase o de la secuencia de una historia o los pasos de un problema,... mostrará falsas señales de DISLEXIA.


SEÑALES DE UN PROBLEMA DE LATERALIDAD

Un niño que presenta problemas en el desarrollo de alguna de las etapas de la lateralización puede mostrar:

  • Problemas visuales (ineficacia o mal desarrollo de alguna habilidad monocular o de la visión binocular)
  • Desorden
  • Desorganización
  • Procesamiento lento ante lo que ve u oye
  • Respuesta lenta o incorrecta (bloqueos)
  • Mala coordinación en sus movimientos gruesos (deportes o juegos) o finos (manualidades...)
  • Mal equilibrio
  • Problemas de lectura
  • Problemas de escritura
  • Dibujos y escritura sucia
  • Torpeza o incapacidad para aprender a atarse los cordones de los zapatos
  • No utiliza una mano como apoyo al escribir o dibujar, la esconde bajo la mesa o apoya su cabeza sobre ella
  • Dificultad en matemáticas
  • Dificultad para captar ritmos o para seguirlos (malos en música o bailando)
  • Dificultad en aprender los conceptos de tiempo y espacio (se les pasa el tiempo volando y no les cunde o se les hace eterno y están todo el tiempo preguntando cuándo va a ocurrir algo o cuándo acaban...; no estructuran su tiempo para hacer diferentes tareas, no organizan su espacio en el papel para escribir o para hacer una suma de varias cifras lo hace descolocado, no se situan en una calle conocida, no saben llegar solos a casa porque se perderían...)

TRATAMIENTO DE LAS DISFUNCIONES DEL PROCESO






La TERAPIA NEUROFUNCIONAL O DE LATERALIDAD, empieza a trabajar desde la parte de todo el proceso donde se quedó estancado en su desarrollo natural o dicho de otra manera, desde donde se salió de su camino correcto. Y desde ahí se le proporciona la estimulación que necesite para acabar el proceso bien.

No todos los niños (o adultos) que no están bien lateralizados, que son ambidiestros o que tienen una lateralidad cruzada, tienen dificultades en su vida o en su aprendizaje (o en su trabajo). Estos niños (o adultos) preferimos no tocarlos. ¡¡Si no tienen problemas para qué tocarlos!! Pueden ser inteligentes ingenieros, abogados o médicos y no manifestar nunca ningún problema.

Sólo cuando un niño tiene problemas de aprendizaje (de lectura, de escritura, de matemáticas, de coordinación gruesa o fina,...), retraso en el desarrollo general o le afecta a su conducta, autoestima o relaciones sociales, es cuando intervenimos para ayudarles a que todo les sea más fácil, como debió ser de forma natural.

Con esta terapia estos niños se hacen más coordinados en sus movimientos gruesos y finos, mejoran su equilibrio, mejoran la coordinación entre ambos ojos, mejora el procesamiento de la información que reciben, dan respuestas certeras más rápido, son más eficientes en general, mejora la escritura y la lectura, mejora su lógica, son más rápidos haciendo sus tareas, etc.


ENTRADAS RELACIONADAS: 
LATERALIDAD I: Aclarando conceptos
LATERALIDAD II: Proceso de latarelidad o latearlización y su relación con el desarrollo de la visión
LATERALIDAD III; Factores y tipos

OTRAS ENTRADAS
Qué es la terapia visual
Más información sobre la terapia visual
Casos en los que la terapia visual comportamental ayuda 
Qué son los reflejos infantiles o reflejos primitivos
Related Posts with Thumbnails